octubre 30, 2007

Mi amigo Martillo (final)

Se sirvieron los patys y alrededor de la mesa con mantel de hule el rumor corría, a las cuatro y media en el jardin de adelante.

Yo ya tenía puesta una remera de mickey de la hermana del cumpleañero, la mía colgaba al sol en la soga del fondo. El demonio albino miraba fijo desde el otro lado del comedor y a los patys siguieron las pizzetas con un para mí que no se anima de boca en boca.

Se hicieron las cuatro y media, me levanté en silencio y salí a la vereda. Atrás los pibes y las nenas, todavía con las migas de los chips pegoteadas a la cara. Desde adentro venía el olor al chocolate que hervía despacito en la olla, y en eso apareció Sebastián, los ojos de conejo rojos y chinos por el reflejo.

Dale, ahora vení que te espero le dije, y él se rió y me empujó despacito, con piedad.

Asi peleás?, y le mandé un bollo con el puño cerrado, asi como veía que se daban en la federación de box desde la falda de mi abuelo.

De la nariz chata y blanca salió un hilito de sangre, un Uhhhhhh inundó la ronda y ahi Sebastián metió trompada a la panza que me dejó sin aire y de culo en el pasto.

Me levanté, me dijo basta y se la devolví mal, pegándole en la última costilla.
Ahi empezó la revolcada. La ronda gritaba Mar-ti-yo, Mar-ti-yo y las trompadas, cachetazos y patadas volaban sin saber muy bien a qué ni por qué.

Llenos de barro, pasto y sangre nos separaron, no recuerdo bien quien, creo que un padre que llegaba para la hora de la torta. Vimos apagar las velas chivando furia.

Me fui a casa con la bolsita de caramelos y unas pulseritas de colores. Asi arrancaron las vacaciones de invierno de mi quinto grado.

Pasaron las vacaciones, y el lunes arrancaron las clases, para la sorpresa de todos, en aula nueva.
Ya no teníamos los pupitres de madera con el agujero para el tintero prehistórico, sino unas mesitas de a dos que hacían juego con las parkers marrones.

La maestra indicó las ubicaciones, y arrastré la mochila azul con los little twin stars hasta la segunda mesa al centro. Al rato, los rulos blancos rozando mi hombro no dejaron dudas, Sebastián sentado al lado mío.

Sólo atiné a preguntarle Por qué te gritaban Martillo?

Me contestó Soy Eslech Hammer y vos Duró

Y asi fue nomás que tuve por primera vez un amigo y una identidad encubierta:
Mi amigo Martillo y la inspectora Dureau.

14 comentarios:

El Mellizo dijo...

Muy lindo. Hasta la pelea pensé que le decían Martillo por Martillo Roldán aquel mediano santafesino que intentó emular a Monzón con poca suerte.
Al final me enteré que era otro Martillo. Me hubiese gustado más el primero.

Anónimo dijo...

Un final inesperado. Buenisimo Emma me encantó!!!

Anoni

Anahí Lazzaroni dijo...

Emma: Buenísimo.

brasil dijo...

Espectacular. ¿porque no uso Dureau de nick?

Yo hubiera preferido un final con beso, pero lo que pasa es que hoy estoy un poco aputosado

Cosima dijo...

M'encantó! Algún día me habría gustado estamparte luna trompada a alguien en la nariz.

meki dijo...

De las trompadas a los besos, se pasa en un santiamén.
Me gustó el cuento!

el-warren dijo...

muy bien. Así se hace.
Lo cortés no quita lo valiente

morgana dijo...

Es tan lindo Duró... por qué no se puso este nick?
Le aviso: Si tengo un perro se llamará Duró (macho o hembra, da igual).
Y le aviso que por lo inesperado es por lo que más me gustó.
Bay.

EmmaPeel dijo...

melli: imagine que si hubiera sido el martillo roldán no sobrevivía al primer empujón

anoni: Hola pequeña! me alegro

anahí: grazie!

brasil: recuerde que estábamos en quinto grado, cuando las nenas y los nenes todavía se miraban de costado

cosima: compre una bolsa, la cuelga, pega la foto de alguien y listo! le da patadapiña a gusto y piacere

meki: y esta vez no fue cuento! besos beia

warren: mas que valentía fue instinto de supervivencia

morgana: había olvidado esa historia, hasta que encontré entre los cajones una carta de Martillo donde me llamaba "Querida Duró"

Ya les dije que tengo memoria cometa?

Besos a tutti!

ecadequeiroz dijo...

grossaaa, felicitaciones por lo de la carne, tratare de estar ahi.

beso

Marina dijo...

Una grosa Emmas, ud debe tener muchos genes masculinos, eso de las trompadas y los cables!!
El sábado me ponen internech...arreglamos pa que venga a hacer la tramoya en algún momento!!!!

besos

Mary Poppins dijo...

del odio al amor....
Me gusto eso de romper con el estereotipo femenino de nenas con muñecas y varones con pelota.
Sugerir un duelo a un varon, habla de una mujer a la que no se pasará nunca por encima. Felicitaciones!

Mary Poppins dijo...

Una autentica invencible Mrs. Emma Peel.
Escribi dos nuevos cuentoss hoy,
Venite a leerlos, Ms. Poppins.

EmmaPeel dijo...

eca: grazie amichi! espero verlo por ahí (preséntese!)

marinit: a falta de viejo bueno sosn los genes jijiji avisemé y arreglamos

mary: me han pasado con aplanadora ida y vuelta varias veces, pero se asegura un levantarse siempre, auuura paso

besos a tutti!