enero 23, 2008


Llegó el sábado siguiente y todo seguía en su lugar, menos la sonrisa de Aldo que no podía creer que no hubiera habido ni una clienta en toda la semana, ni siquiera el viernes que habían arrancado las romerías y el pueblo entero se vestía para el evento. Roberto no se había movido del mostrador y seguía camisa y pañuelo al cuello siempre en composé aunque la quebradura de la cintura al pararse, el reposar pesado de las manos sobre el cuaderno, los ojos entrecerrados como las celosías a la siesta, todo denotaba cansancio y desilusión.
Esa tarde bajaron la persiana con ganas de no volver a abrirla, Aldo Peinados resultaba un fracaso y ninguno de los dos podía explicarse el por qué. Caminaron callados con las manos en los bolsillos cruzando la plaza en diagonal hasta la puerta de la pensión, y ahi nomás, tal vez por el rosado violeta del cielo que presagiaba final de telenovela bien dramón, ahi nomás Roberto se frenó en seco y cual Scarlett O´Hara (porque asi se veía el cielo, justo como en el final de Lo que el viento se llevó) gritó

Esto lo soluciono yo

6 comentarios:

EmmaPeel dijo...

creo que domani se viene el capítulo final

morgana dijo...

Apúrese.
Tengo adicción a sus escritos en general y a sus historias en cuotas en particular.

Crab dijo...

¡Ah, no, Emma! ¿Qué son estas técnicas de telenovela brasileña? ¿Cómo la vas a cortar así? ¿Quién crees que sos, Hitcoch?
¡Vamos, ràpido la continuación!

El Mellizo dijo...

me parece mejor para lobería celia la peluquera que aldo y roberto, no sé, digo.

Lunita dijo...

grosso roberto!
cómo??? cómo???? no puedo esperar tanto!!!

EmmaPeel dijo...

morgana: pronta entrega

crab: soy Delia Fiallo =P

melli: y usté que la dejó pasar a Celia, qué tremendo

lunita: ya se viene

besos a tutti