marzo 15, 2009

ejército de salvación

Flora plancha y la mira como aquella vez, cuánto pasó? ya diez años? El limonero que ahora dibuja sombras chinescas a través del ventanal de la cocina no rankeaba ni para plantín cuando Franco hacía las valijas para pasar unos días de reflexión en la casa del country mientras ella se quedaba llorando abrazada al contestador donde había encontrado los mensajes de la otra.

Pasaron 10 y vuelve a pasar, pero ahora es diferente, Flora -tiene ganas de decirle mientras le acerca el apresto para que empape bien la ropa como a ella le gusta- Porque es como cuando voy al galpón del Ejército con Marita, recorro, miro, mido y entre todas las porquerías elijo esa silla thonet con las patas flojas y el esterillado comido por las ratas. Por qué traigo esa basura a casa si puedo comprar lo que quiera? Porque yo elijo salvarla. Esa silla destartalada con destino de relleno sanitario en el CEAMSE, inútil en su soledad de silla sin bar ni barra ni parroquiano que la acune, es rescatada por mí que la veo que está fallada pero la llevo igual, porque soy así: bu-e-na -y cree que se le escapó en voz alta, un buena vocalizado lento y abierto- Esa silla está en deuda por siempre, y aunque no se diga, en cada café servido antes de salir para la oficina, en cada toalla alcanzada al borde de la ducha, en el sexo de costado antes del buenas noches de la medianoche, en cada gesto está grabada la oración "Silla, no sos digna de que entres en mi casa, pero una palabra mía bastará para sanarte y hacerte pagar las cuentas de ésta, la anterior, la que viene y todas las vidas que imagines"

Todo eso le explicaría a Flora que la mira así, como hace diez años, pero se le hace tarde para llevar a los chicos al colegio y con esa mirada basta y sobra.

11 comentarios:

curcurto dijo...

Muy bueno lo de Florita, pero dígale que no abuse tanto del apresto. (¿que quiere endurecer la cabeza?) Un beso
pomada

Rupert dijo...

Nice, vamos por ahí!

Carlos Niño Balboa dijo...

Me encanta su prosa.
ninio

meki dijo...

Conmovedor lo del salvataje de la silla. Pero aplicado a la gente, ese tipo de vínculos donde uno solo siempre es el que rescata, resultan altamente nocivos.
Me gusta este texto que arrancó despacito y viene para novelón.

maría dijo...

qué linda la Flora Emma.
*__^
besos
m

Siesta escandalosa dijo...

Habrá que ver qué opina la silla.

Alin dijo...

"porque soy así: bu-e-na "
Me encantó
beso emma!

lathonet dijo...

que opino, que opino?
estoy vieja, apoliyada,la esterilla rota, no soy de madera común soy de madera moldeada por el vapor para poder ser bien doblada. Estoy podrida, literal y fisicamente y para peor esta boluda de Florita que seguro leyó cuando joven a Steimbecke el de "A un Dios Desconocido" en un acto psicotico y panteista me toma como objeto de adoracion, ¡que lo pario!
La Thonet.

AL-JAZERRA dijo...

Hola Palm.
muy buenos los últimos textos, no le haga caso a una silla, y menos a una silla vienesa. Los agujeros de polilla o tracoma se curan con acido pícrico y cera virgen para taponarlos y la esterilla ahora es sintetica se mide se cambía y se coloca, la silla queda perfecta. Es casi una solución psiquiátrica.
un beso.
(últimamente estoy mas del lado de lo químico que de lo psico.)
alejandro

Rodrigo dijo...

UHHH nos están mirando!

EmmaPeel dijo...

curcu: una costumbre que no entiendo la del abuso del roby (en la cabeza de abajo y en la de arriba)

rupertito: allá vamos!

ninio: se agradece el piropo, majo

meki: veremos qué acontece, la musa se toma recreos laaaaaargos

merie: si las viera! todas las que hacen a Flora forman un conjunto de lo mas charming

siest: mmmm lo mismo digo

hola alin! besotes

lathonet: su yo afectado me encantó

ale: aguante monsanto! soy una plasticgirl, necesito esterilla para dos sillitas que tengo en el living

rodriiiiii volvieron! grosos

besos a tuitos